Inicio Cabello TIPOS DE CABELLO
TIPOS DE CABELLO

TIPOS DE CABELLO

por Uomman Cosméticos
115 vistos

¿Cómo identifico mi pelo?

Lo primordial para saber cómo cuidar nuestro cabello es identificarlo pues, ya sea seco, graso, normal, rizado, liso, etc. debe ser cuidado con productos específicos. Ya no se trata de la calidad o de la reputación de la marca, sino de escoger los ingredientes y las características del producto que mejor se adapte a nuestro tipo de pelo, a su estado actual y a aquello que perseguimos conseguir. De esta forma, evitaremos problemas superficiales como la sequedad o los enredos, y consecuencias negativas a largo plazo como la caída, la seborrea, la caspa, entre otros.

Podemos reconocer nuestro pelo siguiendo tres clasificaciones que, de forma conjunta, lo definirán:

  1. SEGÚN SU RÁIZ: El cuero cabelludo determina si tenemos un cabello normal, graso o seco. Si sientes la necesidad de lavarte el pelo todos los días o en días alternos, seguramente te encuentres ante un cuero cabelludo graso. Y en su caso, será normal si sientes que el día que no te lo lavas aún está perfecto y no tiene un aspecto sucio. Si por lo contrario sientes que debes recogértelo y simplemente no te lo lavas por cuestión de tiempo, tu caso es el de un pelo graso. Aclarados estos puntos, queda claro que aquella melena que aguanta más de dos días sin lavarse tiene una raíz seca.
  2. SEGÚN MEDIOS Y PUNTAS: La longitud se trata de una de las partes más viejas del pelo, tanto es que las puntas son la zona más antigua de la hebra. En este caso, dependiendo de cómo sea su crecimiento (normal, graso o seco), de su grosor (fino, normal y grueso) y de las agresiones a las que sometemos la hebra diferenciamos: cabello sano, fuerte, deshidratado, dañado y encrespado. Poco necesitamos explicar a qué se refieren estas clasificaciones aunque sí que es conveniente saber que nuestro cabello puede poseer varias de ellas de forma simultánea.
  3. SEGÚN LA ESTRUCTURA CAPILAR: La estructura interna de la hebra determina melenas lisas, onduladas, rizadas o afros, cada una muy bien diferenciada gracias al grado de ondulación del hilo.

Y es teniendo en cuenta estas clasificaciones que suelen aparecer las dudas sobre qué producto comprar. ¿Qué ocurre si tengo el cuero cabelludo graso y las puntas secas?, ¿y si tengo el pelo normal, fino y rizado? Éstas y más dudas aparecen a la hora de comprar un champú o acondicionador llevándonos, en la mayoría de los casos, a comprar aquellos que prometen, por ejemplo, nutrición y reparación profunda. Recurrimos a estas elecciones olvidándonos del auténtico problema, confundiendo las necesidades de la longitud con las del cuero cabelludo y viceversa, saturando la hebra, motivando el problema… Y aquí el quid de la cuestión: Es tan malo el exceso como la falta de algo.


En futuros post os explicaremos como elegir los productos perfectos, por ahora, nos gustaría en primer lugar que seáis capaces de identificar como es vuestro cabello según su raíz ya que, como origen de todo, es esencial identificar sus necesidades.

¿Cuál es el tuyo?

  • CABELLOS NORMALES: Suelen ser suaves, con brillo y volumen adecuado. No se secan con facilidad ni presentan un exceso de oleosidad. Fáciles de peinar y no necesitan ser lavados con mucha frecuencia. Su cuero cabelludo está normalmente limpio y las glándulas sebáceas producen apenas la grasa necesaria para alimentar el cabello.
  • CABELLOS GRASOS: Quien tiene un cabello graso ya no corre con la misma suerte ya que sus glándulas sebáceas tienen una producción por encima de la necesaria. El resultado es un pelo con aspecto sucio y sin volumen. Para evitarlo, suelen ser necesarios los lavados diarios, algo incómodo y molesto.
  • CABELLOS SECOS: Así como los cabellos grasos, los secos también demandan una atención extra. Su principal característica es la falta de movimiento y puntas disparadas. En este caso, no se produce la suficiente grasa natural que permite que la hebra nazca debidamente hidratada. A largo plazo, suelen ser hebras difíciles de desenredar, frágiles, sin brillo y ásperas al toque.

¿Cómo es el tuyo?

Hasta la próxima, UOMMAN

Deja un Comentario

* Al utilizar este formulario, usted acepta el almacenamiento y el manejo de sus datos en este sitio web.

This website uses cookies to improve your experience. Aceptar Leer Más